Piel erizada y excentricidad: Bohemian Rhapsody

Esta película que en un principio comenzó dirigiendo Bryan Singer y terminó Dexter Fletcher, rinde desde su primer segundo un claro (y admirable) tributo a Queen en toda su extensión de la palabra, desde su historia como su legado musical, pero sobre todo es un pequeño recorrido de 2 horas 13 minutos a la vida de su líder: Freddie Mercury, como su mismo título lo explica.

Cuando se trata de un filme basado en hechos reales, la responsabilidad es aún más grande y ese primer punto es algo que se aprueba en este trabajo, aún más cuando nos remontamos a los excéntricos y glamourosos años 70, cuando se formó la agrupación.

Comencemos con las actuaciones y el espléndido trabajo de Rami Malek, que aunque en un principio fue dudoso debido a una cierta diferencia entre la personalidad y características físicas a Freddie Mercury, ¡vaya, qué actuación! desde que el rockstar era un principiante frente al micrófono hasta su presentación en el Live Aid, en donde ni por un segundo le quedó grande el papel.

Y en este punto también, hay que hablar sobre el papel de Brian May interpretado por Gwilym Lee, cuya personificación también fue de aplaudir en la pantalla grande, gracias a un proceso en el que fue notorio su acercamiento al guitarrista para cumplir con lo planteado. Así como Lucy Boynton, que no se quedó atrás al transmitirnos un montón de sentimientos de su historia con Freddie Mercury.

Emoción, energía y piel erizada, eso es lo que este largometraje también nos ofrece gracias a su Diseño Sonoro y Mezcla de Sonido, ternas en las que también está nominada al Óscar, y es que, al ver esta película en la pantalla grande y escuchar los éxitos de Queen en ese lugar es cosa de otro mundo; revivir “Bohemian Rhapsody” y “We Will Rock You” en el cine, incluso hizo cantar y aplaudir a más de uno en la sala (aunque sea de mal gusto, eso no importó).

 

 

Por otra parte, no podemos no hablar de su Diseño de Vestuario, que aunque NO nominado por obvias razones (las piezas más icónicas de Freddie Mercury iban a ser recreadas, eso era obvio), tenemos que decir que fue bien cuidado y daba justo con todo el trabajo de producción detrás, una buena sintonía a los 70, pero que por desgracia, olvidó mostrar la emblemática chaqueta amarilla de Freddie, el único error.

Asimismo, ¿qué decir del trabajo de Edición? Otro punto a favor de la biopic, y es que esa manera de hacer las secuencias de escena y anclar algunas reales, fue maravilloso, sin duda. ¿Cómo olvidar cuando Queen llega a la cima y hace su primer gira por Estados Unidos, o incluso esa escena de Live Aid?

“Bohemian Rhapsody” (a mi parecer) cumplió su objetivo principal, rendir un perfecto homenaje a una leyenda como lo fue Freddie Mercury que estoy segura tanto fanáticos como no tan fans disfrutaron, y que aunque con algunos misterios no revelados del todo, el trasfondo fue bien cuidado para no tachar la imagen del rockstar, a pesar de su cambio de dirección en el trayecto.

Por las razones anteriores es que “Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury”, sí merecía su nominación principal en los Oscars: Mejor Película, que aunque sinceramente quizá no se lleve la estatuilla, sabemos que merecía ese lugar.

 

Por: Anna Brenda.

 

 

 

Anuncios