ATLÉTICO DE MADRID, CAMPEÓN DE LA UEFA EUROPA LEAGUE

Noche mágica en Francia para el Atlético de Madrid, seis años después de su último título de Europa League, los “colchoneros” consiguieron su tercera copa en la historia, esta vez pasando con comodidad sobre el Olympique de Marsella con un amplio y contundente marcador de 3-0.

Ante un escenario que presentó una entrada espectacular y en el que la mayoría de la afición pertenecía al equipo francés, las acciones comenzaron cerradas, como ocurre en todas las finales, en el que la primera oportunidad clara de gol fue para el Marsella gracias a Dimitri Payet, quien perdonó un mano a mano ante el portero Oblak.

Con el pasar de los minutos y una presión incesante del cuadro local, el equipo español comenzó a hacerse del esférico y el juego se equilibró hasta pasar a manos del Atlético, que en el minuto 21 tomó la ventaja en el partido gracias al francés Antoine Griezmann quien recibió un balón recuperado por Gabi tras una mala salida del portero Mandanda para definir con facilidad ante el vencimiento del arquero.

Ya con el marcador a su favor, los colchoneros manejaron el juego y poco a poco fueron borrando al equipo francés hasta llegar al medio tiempo.

Para la parte complementaria, Griezmann volvería a marcar para aumentar la ventaja, esta vez con una jugada con Koke que lo dejó frente al portero una vez más, ahora definiendo sobre la salida del portero.

Con el pasar de los minutos, el Olimpyc mostró señales de desesperación y se fue al frente con la intención de descontar en el marcador pero chocando ante una defensa sólida que contuvo las pocas ocasiones de los franceses.

Ya con el trofeo prácticamente en las manos, el cuadro español esperaba el final del partido, no sin antes marcar el tercer gol al minuto 89 en una jugada que en tres toques atravesó el área del Marsella para llegar a Gabi quien cruzó a Mandanda para poner cifras definitivas y darle un título más al Atlético de Madrid en Europa, y así mismo otorgarle un trofeo más a Diego “Cholo” Simeone a pesar de que estuvo en las gradas por suspensión.

Por: César Aguilar.

Anuncios